Mussolini ejecutado, Hitler se suicida, Termina la Segunda Guerra Mundial (Escrito por : Profesor Jorge Pérez Romero) Desde la Marcha sobre Roma, en octubre de 1922, Benito Mussolini, jefe del Partido Nacional Fascista, se transformó en el máximo líder de la convulsionada Italia en los años que siguieron a la Primera Guerra Mundial.
De líder mutó a dictador y desde esa posición, unido a su socio el canciller alemán Hitler, también líder (Führer) y dictador de su país, desató la Segunda Guerra mundial. Eso fue en 1939.
A comienzos de 1945 la guerra estaba perdida para el “eje” Berlín-Roma.
Los adversarios, es decir, los aliados, ocupan parte a Alemania y de Italia.
El señor Mussolini. El Duce, pensó que sería bueno ponerse a salvo de lo que se le venía encima. Así, el 25 de abril de 1945 abandonó Milán con rumbo a Suiza.
Esa fecha se festeja en Italia como el Día de la Liberación.
Pero no llegó muy lejos. El 27 se abril, aunque estaba disfrazado de soldado alemán, fue reconocido por un partisano (guerrillero) y capturado.
El día siguiente, 28 de abril, por la mañana, Mussolini y Claretta Petacchi su compañera, fueron fusilados y los cadáveres trasladados a Milán y allí expuestos colgados de los pies, tal como los fascistas habían hecho, meses antes, en el mismo lugar, con varios miembros de la resistencia.
Por su parte, el canciller Hitler también huyó. ¿Cómo? Pegándose un tiro, evitando así que lo capturaran. Eso fue un dia como hoy , 30 de abril.
Ambos líderes dejaron atrás una catástrofe humanitaria: 50 millones de muertos (cifra similar a la población conjunta de Argentina, Uruguay y Paraguay) y una catástrofe económica: la destrucción de gran parte de Europa.
El fin de la guerra ocurrió, podríamos decir “poéticamente”, justo cuando se iniciaba la primavera europea.Muere Ernesto Sábato (Fuente: Agencia Telam)Físico, ensayista, pintor y narrador.
Es autor de una obra literaria y ensayística universalmente reconocida, entre la que destacan sus novelas “El túnel”, “Sobre héroes y tumbas”, “Abbadón, el exterminador”, y numerosos ensayos como “Uno y el universo”, “Hombres y engranajes”, “El otro rostro del peronismo”, “El escritor y sus fantasmas”, “Antes del fin”, “Entre la letra y la sangre”, etc.
Presidió la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas, CONADEP, convocada por el presidente Raúl Alfonsín, que investigó las violaciones a los derechos humanos ocurridos en la Argentina entre 1976 y 1983.
Esa investigación y posterior informe fueron plasmados en el sobrecogedor libro “Nunca más”, conocido mundialmente como “Informe Sabato”.