“Soy feliz siendo prostituta”, decía el mensaje de una campaña oficial de educación en internet sobre las infecciones sexualmente transmitidas -IST- y que tenía como objetivo reducir el prejuicio contra las trabajadoras. La publicidad tuvo que ser retirada luego de las constantes críticas recibidas, a la cual muchos se refirieron a ella como una “glorificación de la prostitución”.

El ministro de Salud, Alexandre Padilha, afirma que el mensaje se estaba probado en el sitio web del ministerio y que no debía haber sido publicado. “Mientras yo permanezca en este cargo, un anuncio como ése no será parte de nuestras campañas”, dijo el funcionario, y agregó que él, no cree que este sea “un mensaje que el ministerio deba enviar”.

De todas maneras, los creadores de la campaña aseguran que el eslogan sugiere que si la gente es responsable y usa condones las prostitutas estarán “felices” porque no se infectarán con IST.

Sin embargo, se informó que la actual campaña de prevención de infecciones sexualmente transmitidas se llevará a cabo pero sin la referencia a “la prostituta feliz”, sino que se titulará: “No me avergüenza usar un condón”.

El gobierno de Brasil ha sido elogiado por su programa de prevención de SIDA, que incluye la distribución de condones gratuitos y un enfoque pragmático ante el problema en un país católico.

La prostitución es legal en Brasil, y el país ha experimentado un drástico crecimiento del turismo sexual en años recientes. También se adquirirán muchos mas “clientes” extranjeros cuando se lleve a cabo la Copa Mundial de 2014 y las Olimpiadas en 2016.